domingo, 19 de julio de 2015

¿Deberíamos huir, quedarnos inmóviles o luchar?


¿Huir o quedarse inmovil? Se han identificado los Circuitos Neuronales de Detección de una Amenaza 


De repente, algo entra en tu visión periférica. Al instante, saltas hacia atrás y levantas los brazos a la defensiva. "¿Qué fue eso?" exclamas en estado de shock. Sólo entonces te das cuenta de que el ataque borroso que acabas de esquivar era una pelota de baloncesto díscola zumbando como un misil en dirección hacia tu cara. Una descarga de adrenalina te inunda haciendo que tu corazón lata con fuerza y tus músculos se tensen, pero no hay nada que se pueda hacer. El sistema de defensa de respuesta rápida de nuestro cerebro ya ha detectado la amenaza, y la ha evitado, antes de que nuestra mente consciente se haya visto involucrada. ¿Cómo es eso posible, se pregunta el científico, Peng Cao y sus colegas de la Academia de Ciencias de China?


¿Deberíamos huir, quedarnos inmoviles o luchar?
 ¡No hay tiempo para pensar en cómo  reaccionar!
Foto: https://filmjamblog.wordpress.com/2012/11/11/
the-light-house-cinema-book-club-the-shining/
El misterio es más profundo. La visión de una amenaza repentina puede desencadenar una respuesta completamente opuesta. Nos podemos quedar congelados como un ciervo ante los faros de un coche. A veces, quedarse inmóvil es la mejor jugada. Al ver a una serpiente de cascabel en el monte, tal vez, nuestra mejor respuesta es quedarnos quietos. Huir podría provocar el ataque del reptil. Pero ni la respuesta de quedarse inmóvil,  ni la de huida, son reacciones conscientes y  deliberadas ya que  la amenaza se cierne sobre nosotros tan rápidamente que apenas se puede percibir lo que es. Estos hechos familiares deben significar que todo el procesamiento neural para esta reacción, que nos salva la vida, tiene lugar en los circuitos neuronales que no se encuentran en la corteza cerebral, desde donde surge la conciencia. Estos circuitos neuronales que, de repente, toman el control de nuestro comportamiento, conocido como la respuesta de "lucha o huida", deben residir en las capas más profundas del cerebro.

Investigaciones anteriores han demostrado que existe una vía de alta velocidad desde la retina hacia el centro de la región de detección de amenazas del cerebro, lo que incluye la amígdala y estructuras relacionadas que forman parte del sistema límbico. La mayoría de la información visual detectada por la retina se transmite a la corteza cerebral en la parte posterior del cerebro, donde el análisis complejo nos permite interpretar los patrones cambiantes de la luz, e interpreta lo registrado en nuestras retinas como objetos en el espacio, con color, dimensión, movimiento, e identidad. Este procesamiento visual sofisticado requiere su tiempo. Por otra parte, la vía subcortical de los ojos a la amígdala es muy rápida, pero no somos capaces de ver realmente que objeto es, debido a que el análisis necesario para analizar la visión requiere de la corteza cerebral. Pero esa ruta a través de la corteza visual requiere demasiado tiempo como para esquivar algo, como un gancho de derecha de un oponente. Esta vía subcortical de detección de amenazas de alta velocidad es como un detector de movimiento en un sistema de seguridad para el hogar. Un objeto que se mueve en el entorno pone en marcha una alarma de detectar intrusos. ¿Que es lo que hay?, no se puede decir a ciencia cierta, ¡pero no debería estar allí!

Cao y sus colegas rastrearon este circuito en detalle y  han identificado las neuronas específicas que controlan nuestra reacción de huir o quedarnos inmóviles cuando un objeto aparece de repente en nuestro campo visual. La primera etapa para la transmisión de información de alta velocidad desde la retina hasta el cerebro es una región llamada el colículo superior. Hay tres tipos diferentes de neuronas en el colículo superior que puede ser identificados por los diferentes tipos de proteínas que contienen. Un conjunto de neuronas contiene una proteína  llamada parvalbúmina (PV). Mezclado con ellas, hay neuronas que contienen la proteína somatostatina (SST) o el péptido intestinal vasoactivo (VIP). Los investigadores encontraron que cuando se estimulan las neuronas PV, el ratón inmediatamente huye o se inmoviliza.

Para estimular estas neuronas selectivamente, los investigadores utilizaron la manipulación genética para insertar canales iónicos sensibles a la luz específicamente en las neuronas PV. Estos canales se activaban cuando se estimulaban por la luz emitida a través de un cable de fibra óptica implantado quirúrgicamente en el cerebro del ratón, haciendo con ello que las neuronas PV disparasen impulsos eléctricos. Cuando los investigadores activaban la luz de fibra óptica, el ratón huía, y luego se encogía de miedo, tras suspender la estimulación a las neuronas PV. Esto sugiere que las neuronas PV son una parte vital de un circuito de detección de amenazas en la vía visual. Esta función de las neuronas PV fue comprobado además al monitorizar la actividad eléctrica en estas neuronas en ratones anestesiados. Los investigadores encontraron que cuando un objeto virtual en una pantalla de ordenador que se asemejaba a un balón de fútbol salía volando directamente hacia la cabeza del animal, las neuronas PV empezaban a disparar vigorosamente impulsos eléctricos. La frecuencia cardíaca del ratón se aceleraba y la hormona del estrés corticosterona aumentaba en el torrente sanguíneo –al igual que las respuestas corporales que experimentamos ante el miedo en la reacción de lucha o huida-. Pero si la bola se movía a través del campo visual en cualquier otra dirección, excepto en curso de colisión hacia la cabeza del ratón, las neuronas PV permanecían en silencio. El pulso cardiaco del ratón se mantenía en calma.

¿Pero que determina si el animal huye o se queda inmóvil? Curiosamente, los investigadores encontraron que las mismas neuronas controlan ambas conductas. Una fuerte estimulación de las neuronas PV causaba que el animal huyera en lugar de inmovilizarse. Tanto un haz brillante de láser como  los pulsos luminosos más largos, o una mayor frecuencia de los destellos, provocaban  que el animal huyera en lugar de inmovilizarse.

Una observación interesante fue que los ratones macho y hembra respondieron  de manera algo diferente. Las hembras tendían  a escapar, mientras que los varones tendieron a inmovilizarse manteniendo su posición, tal vez, ante una amenaza visual repentina que estimulaba estas neuronas PV. Se requiere una investigación adicional para descubrir que factores predisponen a hombres y mujeres para responder de manera diferente a la misma amenaza visual. A continuación, los investigadores rastrearon el circuito de estas neuronas y descubrieron que se conectaban efectivamente a la amígdala, a través de una neurona relé en una parte del cerebro llamada PBGN (núcleo parabigeminal). Un análisis posterior mostró que las neuronas PV estimulaban a otras neuronas a  excitarse  utilizando el neurotransmisor excitatorio glutamato. Esto es inusual porque las neuronas PV en cualquier otra parte del cerebro utilizan un neurotransmisor diferente (GABA) para inhibir la activación de las neuronas a las que están conectadas.

Este trabajo avanza nuestra comprensión de cómo las amenazas visuales desencadenan una respuesta de lucha o huida, pero hay mucho más por descubrir. "¿Cuáles son las funciones de los otros dos circuitos?" Peng Cao responde a mi pregunta indicando que es el siguiente paso en su investigación. (Se refiere a la función de las neuronas SST y VIP del colículo superior.)

"¿Los seres humanos comparten un circuito similar al de los  roedores?" Se pregunta. La corazonada de Cao es que estas neuronas son relevantes en los trastornos del miedo. "Especulamos que este circuito en ratones puede estar definido genéticamente y sujeto a modificaciones ambientales." Si los seres humanos tienen la misma circuitería desde su retina hasta la amígdala a través de las neuronas PV en el colículo superior, Cao sospecha que, "este circuito puede estar implicado en trastornos del miedo, como el trastorno de estrés postraumático. "La amígdala está involucrada en el miedo y en aprender a evitar peligros, pero además de mostrar esta evidencia anatómica que sugiere que las neuronas PV pueden estar implicadas en los trastornos del miedo, Cao y sus colegas notaron algo interesante. Cuando estimularon este circuito en el colículo superior de los ratones en repetidas ocasiones, los ratones comenzaron a mostrar  depresión y conductas de represión, al igual que mucha gente que desarrolla Trastorno de Estrés Post-Traumático después de sobrevivir a un evento extremadamente traumático.

Basado en:

Shang, C., et al., (2015)  A parvalbumin-positive excitatory visual pathway to trigger fear responses in mice.  Today’s edition of Science, June 26, 2015.




miércoles, 8 de julio de 2015

Once formas inteligentes de hacer más cosas en menos tiempo


Publicado el 15 de diciembre 2014 en Bottom Line Personal


Autor: Daniel Levitin, PhD, de la Universidad McGill

Traducción: Ana Toral

Por supuesto, no es un secreto que el mundo moderno puede ser un lugar abrumador. El ciudadano promedio se enfrenta a por lo menos cinco veces más información diaria de la que tenía en 1986. El supermercado típico ahora almacena más de cuatro veces el número de artículos que en 1976, lo que aumenta en gran medida el número de decisiones que se tienen que tomar  durante una tarea tan aparentemente simple como ir de compras. Y este tipo de información y la sobrecarga de elección impregna nuestra cultura.

Pero el cerebro humano no ha evolucionado para hacer frente a este diluvio de información y decisiones.

Sin embargo, hay varias formas de gestionar el día a día para que se reduzca el estrés, se ahorre tiempo y se lleve  una vida de nuevo en equilibrio. Aquí hay 11 estrategias prácticas arraigadas en la neurología de vanguardia y la investigación psicológica que pueden ayudarle a prosperar y ser más feliz en el mundo sobrecargado de hoy ...

Anote todo lo que tiene en su cabeza para despejar su mente. Cuando algo está molestando en su cabeza, se reduce significativamente la capacidad de concentrarse en otra cosa, porque la capacidad del cerebro para la atención es limitada.

Para despejar su mente de distracciones, anote cada idea, duda o responsabilidad que esté compitiendo por su atención antes de pasar a un proyecto importante o en cualquier otro momento que se sienta abrumado.

El deseo del espíritu humano de aferrarse a los pensamientos se reduce considerablemente cuando sabemos que esos pensamientos se han escrito (o grabado en un teléfono inteligente o en un ordenador). Es el equivalente neurológico de la descarga de archivos de un ordenador en un dispositivo de almacenamiento de copia de seguridad para liberar espacio en el disco duro.

Dos maneras más de " descargar de la memoria" de su cerebro ...

• Utilice una aplicación de calendario de su teléfono móvil para recordar fechas límites y responsabilidades. Su cerebro no sentirá que tiene que llevar un registro de todo lo que tiene que hacer y donde tiene que ir...si su teléfono móvil le recuerda estas cosas.

Algunas aplicaciones para teléfonos móviles, como por ejemplo Google Now iPhone Reminders incluyen funciones de  avisos "basados en la localización" que proporcionan un aviso útil cuando se está en el lugar en el que esta información sea más útil. Muchos teléfonos móviles tienen esta función incorporada.

Ejemplo: Configurar un aviso basado en la ubicación para recordarle que debe comprar un litro de leche la próxima vez que esté en o cerca del supermercado.

• Cada noche, coloque una nota sobre cualquier cosa que necesite recordar a la mañana siguiente en alguna parte que vea al comienzo del día, como en la puerta de  casa o en el asiento del conductor de su coche.

Asigne un lugar preciso a cada cosa. Comience con objetos que siempre estén fuera de lugar. Elija un gancho específico para las llaves ... y un lugar específico en un cajón específico para sus gafas de lectura. El cerebro tiene una estructura llamada hipocampo que hace un trabajo maravilloso de recordar dónde están las cosas, pero sólo si las cosas están siempre en el mismo lugar. El hipocampo es relativamente ineficaz en la localización de las cosas que carecen de una ubicación fija. También ...

• Elija uno o dos lugares en su casa para servir como  lugar de almacenamiento para todos aquellos artículos que carecen de cualquier otro lugar de almacenamiento obvio. Esto podría ser un "cajón de sastre" en la cocina para objetos pequeños ... y un rincón "miscelánea" de un altillo o un sótano para artículos más grandes.

Los cajones “de sastre” y las áreas de almacenamiento diverso son un triunfo de la economía cognitiva. Sería ineficiente dedicar tiempo y recursos mentales para decidir dónde almacenar cada elemento difícil de clasificar y recordar dónde encontrar estas cosas más tarde.

Almacene los objetos según su uso, no por su tipo. La gente tiende a almacenar artículos, junto con otros artículos similares. Toda la documentación de los hogares a menudo se almacenan juntos en un único archivador  ... todas las herramientas en una caja de herramientas. Pero mientras eso parece sensato,  realmente puede hacer las cosas más difíciles de encontrar en algunas circunstancias.

Si un artículo se utiliza siempre en un lugar determinado, probablemente se debe almacenar cerca de ese lugar, aunque varios otros artículos similares, se almacenen en otro lugar. Si un artículo se utiliza sólo en un momento determinado del año, debe ser almacenado con varios otros elementos que se utilizan en esa época del año.

Ejemplos ...

Esa pequeña herramienta que viene con un mueble de Ikea puede perderse entre las herramientas más grandes. En cambio será fácil de encontrar si la pega con una cinta adhesiva a la parte posterior no visible del mueble de Ikea .

Los utensilios de cocina que se usan sólo para cocinar (a diferencia de, por ejemplo, los que se usan para servir) deben almacenarse lo más cerca posible de los fogones, -los míos están colgados justamente sobre los fogones- y no necesariamente con otros utensilios de  cocina.

Los cortadores de galletas que se usan en vacaciones deben estar almacenados con artículos de uso esporádico, no con elementos de  horneado habitual.

Las facturas de campamento de verano de los niños deben estar archivadas con el papeleo de los impuestos, no con el papeleo relacionado con la actividad  del niño, porque los gastos de campamento de verano pueden ser deducibles de impuestos y por lo tanto se necesitarían las facturas al rellenar la declaración de impuestos.

Asigne a cada proyecto su propia ubicación. La ubicación y el contexto ayudaran a su memoria en gran medida. Es por eso que la gente a menudo experimenta una avalancha de viejos recuerdos cuando regresan a un lugar donde no han estado en años. Es también por lo  que a los estudiantes les va mejor en los exámenes si estudian en la misma habitación en donde tendrá lugar  el examen.

Por supuesto, esto puede ser un perjuicio cuando se está tratando de recordar algo fuera de su ubicación natural o contexto ... o cuando se trata de centrarse en una sola cosa en un lugar donde trabajamos con  múltiples proyectos. El afamado neurólogo y autor más vendido, Oliver Sacks, tiene una estrategia para hacer frente a este reto, que consiste en  elegir un lugar diferente en su casa u oficina para cada proyecto que se esté llevando a cabo actualmente. Este lugar podría ser una habitación en particular en el hogar o una mesa en particular o un escritorio en la oficina.

Al entrar en el espacio designado para un proyecto se desencadenan los recuerdos que se han formado en esa ubicación específica, mejorando la capacidad de enfocar nuestra mente sólo en ese proyecto de forma que se  pueda pensar sobre él de manera más productiva y creativa. Cualesquiera otros proyectos que actualmente se gestionan se abordan en otros lugares, por lo que es algo menos probable que nuestra mente derive hacia ellos. De forma similar ...


• Si le cuesta  mantener la atención durante el uso de su ordenador, puede configurar diferentes cuentas de usuario en el equipo para cada proyecto. Seleccione una pantalla de ordenador con una imagen de fondo diferente y / o un color para cada una de estas cuentas de usuario. Puede que le resulte más fácil centrarse en un proyecto o tarea en particular al usar su cuenta de usuario.

No deje que los correos electrónicos sin importancia le distraigan. La corteza prefrontal, la parte del cerebro responsable de las funciones superiores, tales como la toma de decisiones y la resolución de problemas complejos, tiene un sesgo hacia la novedad, por lo que  se distrae fácilmente con algo nuevo.

Es por eso que el correo electrónico puede ser un asesino para la productividad. Cada vez que llega un nuevo mensaje, su corteza prefrontal da un codazo para que dejes lo que estás haciendo y veas lo que es.

La mejor solución es mantener  su cuenta de correo electrónico cerrada la mayor parte del tiempo, y abrirla  para comprobar si hay nuevos mensajes sólo cuando se toman descansos. Pero si  no puede hacer esto, ya que a veces recibe correos electrónicos que requieren atención inmediata, al menos, reduzca el número de e-mails que interfieren con su enfoque. Dos maneras posibles de hacer esto ...

• Abrir una nueva cuenta de correo electrónico, y dar su dirección sólo a sus contactos más importantes. Mantenga esta cuenta de correo electrónico abierta en el escritorio del equipo, pero deje otras cuentas de correo electrónico cerradas la mayor parte del tiempo.

• Utilice los ajustes de filtro de su programa de correo electrónico para ordenar automáticamente los correos electrónicos por categorías en las subcarpetas en lugar de en su principal e-mail en la cesta.



Fuente: Daniel J. Levitin, PhD, el James McGill Profesor de Psicología y Neurociencia Conductual de la Universidad McGill en Montreal y decano de la Facultad de Artes y Humanidades de la Escuelas Minerva en Keck Graduate Institute, Claremont, California. Es autor de La Mente Organizada


Texto original en: http://bottomlinepersonal.com/11-clever-ways-get-done-less-time/