lunes, 28 de diciembre de 2015

8 cosas fascinantes que conocimos sobre la Mente en 2015



El borrado de memoria es sólo el comienzo.


 Publicado en The Huffington Post el 26/12/2015

Por Carolyn Gregoire

Traducido por Ana Toral



IMÁGENES LAURENCE DUTTON VIA GETTY



A medida que la nave espacial New Horizons hizo su histórico vuelo a Plutón y algunos científicos exploraban los confines de nuestro sistema solar, otros científicos estaban haciendo algunos avances increíbles en la exploración de los mecanismos internos de la mente.

Los estudios publicados este año arrojan luz sobre los misterios del cerebro y el comportamiento humano, y han comenzado a preparar el camino para nuevos tratamientos para los problemas neurológicos y de salud mental que van desde la adicción al autismo o a la enfermedad de Alzheimer.

Aquí hay ocho cosas fascinantes que hemos aprendido acerca de la mente humana en 2015.


1. Los smartphones son tremendamente molestos.


Los estadounidenses dedican más tiempo que nunca a mirar las pantallas, y sólo estamos empezando a aprender cómo esto está afectando a nuestro cerebro.

Sólo el escuchar la vibración del smartphone es suficiente distracción para afectar significativamente el enfoque y la productividad, de acuerdo con un estudio de la Universidad Estatal de Florida, publicado en agosto.

Otro estudio reciente encontró que los grandes usuarios de smartphones ​​son más propensos a experimentar "fracasos cognitivos" derivados de falta de memoria, falta de atención y la falta de conciencia del entorno, incluyendo cosas como las citas a las que faltan, el tropezar con la gente y el olvidar las cosas.

"Internet es genial, los teléfonos móviles son estupendos, pero hay un punto en el que necesitamos sentarnos, cerrar la sesión y realmente empezar a pensar en cómo la tecnología está impactando en nuestra capacidad para centrarnos," dijo el Dr. Lee Hadlington, un psicólogo de la Universidad De Montfort de Inglaterra y autor principal de este último estudio. "Siempre estamos ansiosos por obtener la nueva pieza de tecnología - pero no pensamos en sus consecuencias subyacentes a nuestras capacidades cognitivas."


2. Lo Psicodélico puede ser la próxima gran novedad en la atención de salud mental.


Hemos sido testigos de un renacimiento en la investigación psicodélica este año. Una revisión de los estudios sobre las aplicaciones terapéuticas de las drogas psicodélicas, publicado en septiembre en el Canadian Medical Association Journal, mostró que la psicoterapia asistida por sustancias como el LSD, la psilocibina (hongos alucinógenos) y MDMA (el ingrediente activo en éxtasis) es una promesa para el tratamiento de problemas de salud mental como el trastorno de estrés postraumático, la adicción, la ansiedad en la senectud y la depresión.

"Los estudios muestran grandes efectos," , dijo a HuffPost el Dr. Matthew Johnson, un farmacólogo de comportamiento en la Universidad Johns Hopkins y uno de los autores del estudio. "Lo emocionante no es sólo que estos medicamentos funcionan para algo para lo que ya tenemos tratamiento, sino que  tienen un gran  efecto sobre  trastornos para los que tenemos tratamientos muy pobres."


3. La contaminación es peor para el cerebro de lo que pensábamos.


Apenas unos meses antes de que el mundo mirara con horror el desastre de la contaminación de Beijing," se encontró que la exposición a la contaminación del aire puede acelerar el envejecimiento del cerebro, y puede contribuir de manera significativa a las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson, según muestran las investigaciones.

El estudio demostró que pequeños aumentos de la exposición a la contaminación se asociaron con una disminución de la materia blanca del cerebro - en otras palabras, la exposición a toxinas ambientales provoca la "reducción" del cerebro.

"La evidencia hasta ahora sugiere que la contaminación podría ser la posible causa más generalizada de enfermedades neurológicas que los científicos todavía no  han descubierto", según escribió el periodista científico Aaron Rubén en Mother Jones en mayo.


4. El cerebro y el sistema inmunológico en realidad están vinculados.


Este año, neurocientíficos de la Universidad de Virginia descubrieron una conexión directa hasta ahora desconocida entre el cerebro y el sistema inmune - una red de vasos linfáticos que anteriormente sólo se habían encontrado que existieran por debajo de la base del cráneo, pero que se observaron por primera vez en el cerebro.

"Cuando descubrimos los vasos linfáticos, estábamos muy, muy sorprendidos, porque según los libros de texto - no existían estos vasos linfáticos", dijo a HuffPost en junio el autor principal del estudio, el Dr. Jonathan Kipnis.

El hallazgo podría tener implicaciones significativas para el tratamiento de trastornos cerebrales que involucran la inflamación, tales como la enfermedad de Alzheimer, la esclerosis múltiple y el autismo.


5. El Borrado de recuerdos podrían ser el futuro del tratamiento de la adicción.


Que los científicos “hackeen” el cerebro para borrar o trasplantar  recuerdos ya no es sólo cosa de ciencia ficción. El borrado de la memoria puede ser pronto una realidad, y nos podría ayudar a tratar mejor  la drogadicción mediante el borrado de los recuerdos  relacionados con la droga.

La investigación de Landmark del Instituto de Investigación Scripps que fue publicado en la revista Molecular Psychiatry identificó un nuevo fármaco que tiene el potencial de borrar selectivamente recuerdos de memorias peligrosas asociadas a la adicción en las personas adictas a la metanfetamina.

"Cuando la persona estuviera siendo tratada, se utilizaría este tratamiento una vez y se eliminarían  los recuerdos asociados a las drogas que podrían ser factores desencadenantes para ellos," dijo el Dr. Courtney Miller, uno de los autores del estudio, en agosto. "Más tarde, cuando estén de vuelta en el mundo real, los recuerdos no servirían  como desencadenantes porque habrían desaparecido."


6. La naturaleza mejora la mente.


Ya sabíamos que pasar el tiempo al aire libre viene con importantes beneficios para la salud física y mental, pero este año, los investigadores encontraron que los beneficios psicológicos de la naturaleza se extienden más allá de lo que nos dábamos cuenta.

La investigación de la Universidad de Stanford que fue publicada en julio encontró que los paseos al aire libre reducen el tipo de pensamientos negativos obsesivos que caracterizan a la depresión.

Otro estudio publicado el mes pasado encontró que pasar tiempo en la naturaleza podría también tener aplicaciones terapéuticas para la adicción, y relacionaba la exposición a la naturaleza con una reducida impulsividad y un mayor autocontrol.


"Un componente del tratamiento basado en la naturaleza puede ser un valioso complemento a las terapias estándar para las personas que luchan con el abuso de sustancias", dijo a HuffPost, el Dr. Meredith Berry, un psicólogo de la Universidad de Montana y autor principal del estudio.


7. Para potenciar su estado de ánimo, aumente sus bacterias.


La conexión cerebro-intestino ha sido otro tema importante en la neurociencia y la investigación de la psicología en el último par de años. Este año, la investigación encontró que mejorar el  equilibrio de bacterias saludables en el intestino puede ayudar a reducir la ansiedad y también disminuir los síntomas de la depresión.

Un estudio demostró que las personas que tienen más alimentos fermentados en su dieta - que están llenos de bacterias saludables conocidos como probióticos - exhiben menos neuroticismo y  ansiedad social.

"Es probable que los probióticos en los alimentos fermentados estén cambiando favorablemente el medio ambiente en el intestino, y los cambios en el intestino, a su vez influencien la ansiedad social", dijo en un comunicado en junio el Dr. Matthew Hilimire, profesor asistente de psicología y uno de los autores del estudio. "Creo que es absolutamente fascinante que los microorganismos en el intestino puedan influir en su mente."


8. Dormir bien es fundamental para una vida emocional saludable.


Está bien establecido que un buen sueño es fundamental para el bienestar psicológico - y que la privación de sueño, por el contrario, aumenta los niveles de estrés y se ha relacionado con la ansiedad, la depresión y otros problemas de salud mental.

Un estudio publicado en julio en la revista Journal of Neuroscience encontró que dormir bien es también un componente clave de la inteligencia emocional. Los investigadores demostraron que la pérdida de sueño embota nuestra capacidad de leer las expresiones faciales, que es un componente importante de la inteligencia emocional. En el lado positivo, soñar aumenta realmente esta capacidad, según los investigadores.

"Es casi como si, sin dormir, el cerebro ... sea incapaz de poner las experiencias emocionales en contexto y producir de forma controlada las respuestas apropiadas", dijo Walker en un comunicado cuando se publicó el estudio. "Emocionalmente, usted no está en igualdad de condiciones."



Original en : http://www.huffingtonpost.com/entry/mind-brain-research-2015_5671ac66e4b0dfd4bcc03848

viernes, 11 de diciembre de 2015

La felicidad no da la salud



Publicado en The New York Times el 9 de diciembre del 2015

Autor: Denise Grady

Traducción: Ana Toral


Adelante. Siéntete desgraciado. La infelicidad no te matará.

Un estudio publicado el miércoles en la revista The Lancet, basado en el seguimiento de un millón de mujeres de mediana edad en Gran Bretaña durante 10 años, considera que la opinión generalizada de que la felicidad aumenta la salud y la longevidad es infundado.

"La felicidad y el  bienestar no parecen tener ningún efecto directo sobre la mortalidad", concluyeron los investigadores.

"Buenas noticias para el mal humor" es una forma de interpretar los hallazgos, dijo Sir Richard Peto, autor del estudio y profesor de estadística médica y epidemiología en la Universidad de Oxford.

Él y sus colegas investigadores decidieron estudiar el tema porque, dijo, hay una creencia generalizada de que el estrés y la infelicidad causan la enfermedad.

Tales creencias pueden alimentar una tendencia a culpar a los enfermos por su negatividad, y presionar a los sanos  para que estén contentos.

"Creer cosas que no son ciertas, no es una buena idea", dijo el profesor Peto en una entrevista. "Hay suficientes historias de miedo acerca de la salud."

El nuevo estudio dice que en investigaciones anteriores se confundía la causa y el efecto, lo que sugiere que la infelicidad hace que la gente enferme, cuando en realidad es al revés.

Los resultados provienen del llamado Estudio del Millón de Mujeres, que reclutó a mujeres de entre 50 y 69 años desde el 1996 al 2001, y las siguió con cuestionarios y registros oficiales de muertes y hospitalizaciones. Los cuestionarios preguntaron con qué frecuencia las mujeres se sentían felices, autónomas, relajadas y estresadas, y también les instruyó para evaluar su salud y su lista de dolencias, como la presión arterial alta, la diabetes, el asma, la artritis y la depresión o la ansiedad.

Los investigadores incluyeron preguntas sobre la felicidad "porque es algo por lo que mucha gente se interesa," dijo el profesor Peto.

Cuando se analizaron estadísticamente las respuestas, la infelicidad y el estrés no se asociaron con un mayor riesgo de muerte. No está claro si estos resultados son aplicables a los hombres.

El profesor Peto comentó que los datos particularmente importantes vinieron de 500.000 mujeres que indicaron en sus informes iniciales que se encontraban en buen estado de salud, sin antecedentes de enfermedades del corazón, cáncer, derrame cerebral o enfisema.

También comentó que una "minoría sustancial" de estas mujeres sanas dijo que estaban estresadas ​​o eran infelices, pero en la siguiente década no fueron más propensas a morir de lo que lo eran las mujeres que se sentían generalmente satisfechas.

"Este hallazgo refuta los grandes efectos de la infelicidad y el estrés sobre la mortalidad que otros han afirmado," dijo el doctor Peto.

La infelicidad en sí no puede afectar a la salud directamente, pero puede hacer daño de otras maneras, por llevar a la gente al suicidio, el alcoholismo u otros comportamientos peligrosos, advirtió.

Este tipo de estudio, que depende de las autoevaluaciones de los participantes, no se considera tan fiable como un experimento rigurosamente diseñado en el que los sujetos son recogidos al azar y se asignan a un grupo de tratamiento o control. Sin embargo, el gran número de personas en este estudio le da validez.

No obstante, algunos observadores señalaron que la medición de las emociones es más matizado y complejo que simplemente la declaración de felicidad o infelicidad.

"Me hubiera gustado ver más discusión sobre cómo la gente traslada estos complicados sentimientos en un auto-informe de la felicidad", dijo Baruch Fischhoff, psicólogo de la Universidad Carnegie Mellon que estudia la toma de decisiones, y que no participó en el estudio. "Piensa en todo lo que está pasando en su vida y digame lo feliz que se siente. La felicidad no se mide con el sistema métrico.".

Los resultados de los estudios anteriores se han mezclado, con algún hallazgo de que la infelicidad provoca la enfermedad y otros que no muestran ningún vínculo, dijo el Dr. Fischhoff.

"A mi me parece que la gente ha recogido una gran cantidad de datos sin encontrar una señal clara", dijo. "Así que si hay alguna correlación por ahí, no es muy grande."

Un editorial que acompaña al estudio en The Lancet señaló que tenían "la población más grande hasta el momento en los estudios de felicidad", y elogió sus métodos estadísticos. Pero también dijo que se necesita más investigación.

El profesor Peto dijo que dudaba que un nuevo estudio pudiera cambiar muchas mentes, porque las creencias acerca de los peligros de la infelicidad están muy arraigadas.


"La gente todavía cree que el estrés causa los ataques al corazón", dijo.


domingo, 6 de diciembre de 2015

Qué hacer y qué no hacer para preservar su capacidad intelectual


Desde cambiar su dieta a disfrutar como si tuviera  21 años, aquí hay seis consejos para proteger el cerebro de los estragos del tiempo.



Autor: David Robson

Traducido por: Ana Toral

Publicado en BBC Future el 28 de agosto 2015





Como cualquier buena máquina, el cerebro necesita un poco de cuidado y atención a medida que envejece para garantizar que continúa en buen estado de funcionamiento. Ojalá hubiera un manual para su mantenimiento que nos pudiera decir cómo ajustar sus circuitos. Por desgracia, la información disponible es a menudo contradictoria y confusa, pero la BBC Future la ha tamizado a través de la evidencia. Siga leyendo para descubrir las seis maneras más prometedoras para agudizar el ingenio.


No ... pierda la fe en sus capacidades


¿Alguna vez entra en una habitación, sólo para descubrir que ha olvidado para qué iba allí? Conforme envejecemos, es fácil asumir que es una señal de que su memoria se va desvaneciendo. No obstante, es tan probable que suceda por igual tanto a jóvenes como a viejos. Y no deberiamos ser tan rápidos en saltar a la peor conclusión, ya que las dudas pueden convertirse en una profecía autocumplida.

En los últimos 10 años, Dayna Touron en la Universidad de Carolina del Norte ha encontrado que con la edad, tendemos a perder la confianza en nuestras capacidades mentales, a pesar de que a menudo se encuentran en buenas condiciones. El resultado es que nos apoyamos en muletas, como el GPS de nuestro coche o el bloc de notas de nuestro teléfono. Irónicamente, al no ponernos a prueba a nosotros mismos, podemos acelerar la propia decadencia. Así que si usted se encuentra parado en una puerta sin saber realmente a donde se dirigía, véalo simplemente como un recordatorio para hacer trabajar más duro a su memoria.


Si ... proteja sus oídos


La mente sufre si se siente aislada de sus sentidos. Tal vez poniendonos una presión adicional para prestar atención, y bloqueándonos de estimulación útil, la pérdida de audición parece desencadenar la pérdida de materia gris del cerebro; de acuerdo a un estudio, incrementó el riesgo de deterioro cognitivo durante un período de seis años en un 24%.

Sea cual sea su edad, vale la pena tomar nota de las situaciones que podrían estar contribuyendo al desgaste de sus orejas. Escuchando la música rock a todo volumen por sólo 15 segundos al día sería suficiente para dañar su oído; incluso el uso de un secador de pelo durante 15 minutos al día podría dañar las células diminutas que recogen los  sonidos. Y si crees que ya eres duro de oído, tratar de buscar ayuda médica - atacando el problema de raíz podría bloquear una perdida mayor.


Si ... aprenda un idioma o un instrumento musical


En lugar de tocar el violín con una aplicación de entrenamiento cerebral o un crucigrama (que a menudo parecen tener beneficios generales limitado), es posible que desee considerar un ejercicio mental más ambicioso, como aprender a tocar el piano o aprender un nuevo idioma. Ambos se basan en un amplio conjunto de habilidades, ejercitando la memoria, la  atención, la percepción sensorial y el control motor a medida que tratan de dominar nuevas escalas o los sonidos no familiares de nuevas palabras.



La práctica le ayudará a ser más ágil mentalmente, con beneficios potencialmente duraderos en la vejez. Un estudio realizado el año pasado encontró que los músicos eran alrededor de un 60% menos propensos a desarrollar demencia que las personas que no aprendieron un instrumento musical; otro mostró que hablar otro idioma puede retrasar la aparición de la enfermedad de Alzheimer unos cinco años.

Por lo menos,  intentarlo  le ayudará a apreciar sus habilidades actuales. Y si encuentra que su trabajo es demasiado exigente para permitirle iniciar  una nueva habilidad, considérese afortunado: las ocupaciones más estimulantes parecen ayudarle a preservar sus facultades mentales, aunque los beneficios pueden no durar mucho en la jubilación.


No ... abuse de la  comida basura


La obesidad puede dañar el cerebro de muchas maneras. La acumulación de colesterol en las arterias puede restringir el flujo de sangre al cerebro, privándolo de la comida y el oxígeno que necesita para funcionar. Y lo que es peor, las neuronas son muy sensibles a los niveles de la hormona pancreática  insulina. Una dieta regular de comida alta en calorías  puede interrumpir la señalización de la insulina, provocando una reacción en cadena que lleve a que las placas mortales se acumulen en el cerebro.

La buena noticia es que ciertos nutrientes - como los ácidos grasos omega 3 y las vitaminas D y B12 - parecen amortiguar el daño relacionado con la edad en el cerebro. Esto puede explicar por qué las personas mayores que comen una dieta típicamente mediterránea tendieron a mostrar las mismas habilidades cognitivas que gente 7,5 años mas joven que ellos.


Si ... ejercite su cuerpo


A menudo hacemos una distinción entre inteligencia y fuerza física. No obstante, ponerse en forma es una de las maneras más seguras para mantener su mente. La actividad física no sólo establece un mejor flujo de sangre al cerebro; sino que también provoca un aumento de proteínas tales como el  "factor de crecimiento de los nervios" que pueden ayudar a estimular el crecimiento y el mantenimiento de las conexiones neuronales en el cerebro.

Los beneficios parecen extenderse desde la cuna hasta la tumba: los niños que caminan a la escuela obtienen mejores calificaciones, mientras que salir de paseo parecía aumentar la concentración y la memoria del pensionista. Lo que es más, una amplia variedad de ejercicios puede ayudar, desde el ejercicio aeróbico suave al entrenamiento con pesas y la musculación; únicamente elija un régimen de entrenamiento que se adapte a su condición física actual.


Si… disfrute como si tuviera 21 años


Si todo esto suena como un trabajo duro, una de las mejores maneras de proteger su cerebro es socializar. En pocas palabras, los seres humanos son criaturas sociales, y nuestros amigos y familiares nos estimulan, nos desafían a probar nuevas experiencias, y nos liberan del estrés y de la infelicidad. 

Sorprendentemente, un estudio sobre personas de 70 años de edad encontró que las personas socialmente más activas eran un 70% menos propensas a experimentar declive cognitivo durante un período de 12 años, en comparación con las personas con vidas sociales menos activas. Todo, desde la memoria y la atención a la velocidad de procesamiento mental en general parecia haberse beneficiado del contacto regular con otras personas.

En última instancia, los científicos sospechan que no existe una única solución mágica para capacitar a su cerebro. Las personas que envejecen mejor tienen un estilo de vida que incorpora un poco de todo: una dieta variada, actividades estimulantes, y un círculo de amigos cariñosos. Y eso no es solamente  una receta para cuidar el cerebro sino también para tener una vida sana y feliz.


David Robson es cronista de la BBC Future.


Original en: http://www.bbc.com/future/story/20150828-dos-and-donts-to-preserve-your-brainpower?ocid=twfut